RIQUERnoyRIQUER1
RIQUERnoyRIQUER2
RIQUERnoyRIQUER3
RIQUERnoyRIQUER4
RIQUERnoyRIQUER5
RIQUERnoyRIQUER6
RIQUERnoyRIQUER7
RIQUERnoyRIQUER8
RIQUERnoyRIQUER9
RIQUERnoyRIQUER10
RIQUERnoyRIQUER11
RIQUERnoyRIQUER12
RIQUERnoyRIQUER13
RIQUERnoyRIQUER14
RIQUERnoyRIQUER15
RIQUERnoyRIQUER16
RIQUERnoyRIQUER17
RIQUERnoyRIQUER18
RIQUERnoyRIQUER19
RIQUERnoyRIQUER20
RIQUERnoyRIQUER21
RIQUERnoyRIQUER22
RIQUERnoyRIQUER23
RIQUERnoyRIQUER24

Alexandre de Riquer. Quan jo era noy. Barcelona: L'Avenç, 1897

“La estructura literaria peculiar del libro, dieciséis capítulos, donde no hay progresión dramática, climax en el relato, lo que supone un tratamiento parecido para todas las narraciones, se vuelve a encontrar en las ilustraciones, tres imágenes para cada narración, salvo cuatro excepciones, cuatro capítulos donde no hay colofón. La autonomía de cada relato aparece marcada por una separación clara, generalmente una página blanca al principio y otra al final aislan cada relato, que además viene enmarcado por dos imágenes al principio y otra al final. La busqueda de unidad, evidente en la escritura de la obra, se vuelve a encontrar en la ilustración. Cuatro de las portadas de capítulo sobre diez y seis obedecen al mismo esquema formal; una orla rectangular, en la cual se inscribe un paisaje, delimita en su centro un rectángulo blanco estampado donde aparece, aislado, en mayúsculas y en negrita, el título de cada relato.”

Eliseu Trenc. "Texto e imagen en A. de Riquer: dos lenguajes para una misma cosmovisión". Anales de Literatura Española, nº 15 (2002)